La raza de los Yorkshire tiene una apariencia atractiva tanto por su cara como por la combinación de los colores en su pelaje. Justo su pelo requiere de cuidados especiales para mantenerlo presentable. Aquí te compartimos los principales puntos a cuidar:

Cepillado semanal: el pelo de un Yorkshire es largo, liso y sedoso y por eso se necesita un cepillado correcto que permita quitar el pelo muerto, deshacer nudos y distribuir la grasa natural del cuerpo. La recomendación de los profesionales es cepillar al perro desde pequeño para que se acostumbre a este proceso, pues es necesario hacer el proceso 2 o 3 veces por semana con pelaje seco.

Baño mensual: cada raza de perro tiene un tiempo establecido para su baño, esto de acuerdo a su pelaje, peso, textura de piel, etc. El Yorkshire debe bañarse una vez al mes, excepto cuando se haya ensuciado de manera notoria. Contrario a lo que otros pensarían, es necesario primero cepillar al perro y después bañarlo, el proceso es lento, dejando caer poco a poco agua por el cuerpo y realizando movimientos suaves sobre el pelaje.

Secado y cepillado después del baño: después del cepillado y del baño es de suma importancia el secado completo del Yorkshire. Es importante que se sacuda solo para que expulse gran parte del agua y después, usando una toalla, absorbe toda la humedad del canino. Evita frotar el pelo para no enredarlo.

Corte de pelo: la cuestión del corte de pelo debe realizarse 2 o 3 veces al año. Recuerda que existen al menos 10 tipos de cortes de cabello para Yorkshire. Acude con un especialista de Yorkshire y permite que él realice este trabajo.

Fuente: expertoanimal.com